Visita a la antigua Cartago, la perla de Túnez

Ruinas de Cartago
Ruinas de Cartago

Quién más y quién menos ha oído hablar de Aníbal, el general cartaginés que puso en jaque a la república romana entorno al siglo II aC. Aníbal, aunque nacido ya en Hispania, de ahí su importancia para nosotros, su origen y cultura pertenecía a Cartago, una ciudad, que llegó dominar un pequeño imperio que rivalizó directamente con Roma.

De la Cartago que conoció Aníbal, queda poco, pues sobre la Cartago original, los romanos construyeron su propia ciudad, que fue evolucionando hasta el día de hoy. Aun así, es posible disfrutar algunos restos cartagineses en medio de los restos romanos.

Llegar a Cartago

La antigua Cartago se encuentra a escasos veinte kilómetros de la capital tunecina, aunque es posible, alojarse en la ciudad “nueva” de Cartago, quizás sea más interesante hacerlo en un hotel de Túnez, ya que está mejor comunicada al disponer de aeropuerto.

Desde Túnez, desplazarte a la zona del yacimiento arqueológico no es para nada sencillo, aunque no imposible. Hay que cubrir entre 15 y 20 kilómetros entre estas ciudades, pero Cartago, es parada obligada si visitas Túnez.

Muchos visitantes, optan por ir en coche, ya sea de un particular o en taxi. Ojo, que no te timen y te hagan un Paris-Dakar. Hay que ir hacia el aeropuerto, y luego ya hay carteles informando, “Carthage”. No obstante, lo normal es hacerlo usando un tren de cercanías, TGM, que une la estación de Tunis Marine, con las estaciones ya en la zona del yacimiento, Carthage-Salammbô o Carthage-Hannibal. Ojo, infórmate de los horarios.

Información práctica

    El horario de apertura es de 8:00 a 19:00 horas, en verano y de 8:30 a 17:00 en invierno, bastante inusuales para los estándares españoles; así que ándate con cuidado si quieres disfrutar a tope la visita.

 
Y ya que estás, seguro que os interesa ver varios monumentos de la ciudad, puedes ahorrarte algunos Dinares, comprando una entrada única, que permite el pase a prácticamente todos los monumentos de la cuidad.

El yacimiento arqueológico es bastante grande, por lo que existe la posibilidad de alquilar un carro de caballos para desplazarte por él, pero si eres de andar mucho, lo más importante se puede ver andando. Aunque acuérdate de hidratarte, puede hacer mucho calor.

Hay taxis que ofrecen un servicio de guía turístico, pero no lo hemos probado. No termina de convencernos. Ofrecen una visita de aproximadamente medio día.

La mayor parte de los restos hallados en el yacimiento arqueológico, se encuentran depositados en Le Musée National, que está situado en la colina Byrsa. Se trata del Museo Nacional, que es el museo arqueológico con las colecciones púnica, romana y bizantina.

 

La ciudad de Túnez

Es la capital de Túnez; y la ciudad más poblada de todo el país. Desde la fundación de Cartago por los fenicios, el asentamiento bereber original de Túnez, quedo ligado al destino de esta ciudad debido a su proximidad.

Lo más interesante de esta ciudad, es la parte antigua; la Medina de Túnez, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO desde 1979. Consiste en un núcleo urbano lleno de callejuelas y pasadizos cubiertos, entre los que encuentras palacios árabes, mezquitas, mausoleos, zocos y escuelas islámicas. Todo esto ofrece un sinfín de aromas de toda clase, ya que es un centro de comercio desde hace siglos, donde casi todo se compra, se vende, se negocia o se hace un trueque.

Zoco en la Medina de Túnez

Zoco en la Medina de Túnez

Destacaríamos de esta medina, la Gran Mezquita Zitouna, la más importante mezquita de la zona y la segunda más antigua de la ciudad, aunque la actual construcción es de origen del Califato Abasí. El Palacio Dar-el-Bey, o Palacio del Bey; un edificio “moderno”, caracterizado por una arquitectura ecléctica. La importancia que se le atribuye es por estar asentado sobre los restos de un teatro romano sobre el que se edificó el palacio de Ziadib-Allah II al Aghlab del siglo X, y sobre este, el actual. El palacio Dar Ben Abdallah del siglo XVIII y que destaca por albergar el Museo de Artes y Tradiciones Populares. El palacio Dar Hussein, residencia de las familias reales de Túnez, y el Mausoleo real de Tourbet El Bey.

Algunos monumentos de Túnez que no debes perderte - Destino y Sabor

Algunos monumentos de Túnez que no debes perderte – Destino y Sabor

 

Visitando las ruinas de la antigua Cartago

Aunque muy conocido, al menos el nombre, pasaremos muy superficialmente sobre la historia trágica de esta ciudad.

Breve historia de la antigua Cartago

Como toda ciudad antigua, posee su propio mito o leyenda relativa a su fundación. Según la mitología, esta ciudad fue fundada por Dido, una princesa fenicia, hermana de Pigmalión. Este la convence para que se casara con un sacerdote, guardián de un gran tesoro, con el objeto de quedarse con él. Pero tras los asesinatos de su marido y su hermano, Dido desentierra el tesoro escondido, y junto a su séquito huye de Tiro, en las costas de Fenicia, en la actual Líbano. A su llegada a África, se la ofrece una península para que funde una ciudad. Así Dido, llegaría a ser la primera reina de Cartago.

Escultura de la reina Dido de Cartago - Imagen de Wikipedia

Escultura de la reina Dido de Cartago – Imagen de Wikipedia

La historia nos cuenta que la ciudad surge como un asentamiento comercial en el siglo IX a.C, inicialmente dependiente de Tiro, una de las principales ciudades estado fenicias, cuyo nombre original era Qart Hadašt, la “ciudad nueva”. Con el tiempo, esta ciudad, recogerá el legado fenicio, transformándose en un pequeño imperio comercial.

Cartago dominó el mediterráneo occidental, aunque solo las costas, ya que solo estaba interesado en pequeñas factorías a pie de mar, donde aprovisionarse de los recursos del interior. Esto le hizo entrar en competencia con la otra potencia emergente del mediterráneo, Roma. Esto provocó tres guerras. Las Guerras Púnicas. Esto supuso el inicio de la gran expansión de Roma, especialmente por España, donde se encontró una fuerte resistencia, y el fin de esta ciudad, en el 146 a.C.

Durante algunos años, la ciudad quedo abandonada, pero en el año 29 a.C, el Emperador Octavio Augusto refundó la cuidad, estableciendo una colonia romana que llegó a ser la capital de la provincia de África, Y punto de partida de las rutas marítimas que llevaban el trigo africano a Roma.

Tras la caída del imperio en manos de los pueblos bárbaros, los Vándalos expulsados de España fundaron su reino en el 425. De ahí que muchos tunecinos aún conserven pelo claro y ojos azules. La ciudad fue reconquistada por el general bizantino Belisario, en el 534, que la integró en el Imperio Romano de Oriente o Imperio Bizantino, hasta su caída, en manos árabes, en el 705.
 

La Cartago actual, empezamos la visita

Como os hemos comentado, Cartago se encuentra a pocos kilómetros de la capital tunecina, presidiendo el golfo de Túnez desde una península que domina unos canales que terminan en un lago interior. Esta ubicación es lo que ha hecho que sea gran importancia.

La ciudad actual sigue teniendo su vida, pese a estar sobre un yacimiento arqueológico. Sigue habiendo casas, restaurantes, actividad cultural,.. De hecho no está mal disfrutar de la gastronomía mediterránea tunecina en alguno de los puestos de la ciudad. Una cocina muy mediterránea con gran importancia de alimentos sacados del mar.

De las zonas excavadas, hay más ruinas y restos de origen romano, que de la antigua capital púnica. Toda la zona está protegida al ser declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.

Arrancamos nuestra visita

Queremos desde el inicio, remarcar que no hemos visitado todo el yacimiento, pues está vivo y se siguen realizando excavaciones, por lo que al igual que en el Foro Romano, hay partes que se cortan temporalmente por razones arqueológicas. Nuestro recorrido parte saliendo de la estación de tren de Carthage Salammbo.

Estación de Tren Carthage Salammbo - Destino y Sabor

Estación de Tren Carthage Salammbo – Destino y Sabor

 

Santuario de el Tofet

La visita se inicia en el Tofet; son los restos de un santuario dedicado a los dioses fenicios Tanit y Bâhal Hammon. Se encuentra pleno barrio de Salambó. Se cree que es el lugar de culto más antiguo de Cartago que se conserva. En este santuario púnico, se realizaban sacrificios y había esculturas de ambos dioses.

antigua Cartago

Templo de Tophet Salammbo – Imagen de Wikipedia

 

El Puerto púnico

Este templo de Tofet se encontraba muy próximo a los puertos púnicos, que se caracterizaba por su rada circular, que guardando la distancia, eran como actuales terminales aéreas. Esto era un símbolo de la importancia militar y naval de la ciudad.

Cartago contaba con dos puertos independientes, y que actualmente siguen siendo visibles. El militar, en un círculo, y el civil o comercial, más estándar, pero igualmente con una protección a su entrada.
 

El Museo Oceanográfico de Túnez

Junto a los puertos, se encuentra un interesante museo oceanográfico. Se trata de un edificio de estilo Art-Decó, que a lo largo de 11 salas desarrollan la íntima relación que desde la antigua Cartago, Túnez, mantiene con el mar y los océanos. Así no solo tratan de mostrar las maravillas del mar, si no hacerlo de una forma pedagógica.

Museo Oceanográfico de Carthago - Destino y Sabor

Museo Oceanográfico de Carthago – Destino y Sabor

Información útil del museo

 

Las termas y Baños de Antonino

Estas termas de Antonino son una parada obligada en el recorrido. Se trata de uno de los más importantes baños de época romana. El conjunto arquitectónico está en ruinas, pero ocupaba más de 200 metros de longitud. Pese a todo, aún se conserva una capilla cristiana de época y estilo bizantino, una columna de unos 15 metros de altura, conocida como la columna frigidarium, y los sótanos donde trabajaban los esclavos para mantener la actividad de estos baños.

Muchas de las columnas que faltan fueron expoliadas, por los árabes y pueblos bereberes posteriores, que dominaron Túnez, tras su caída en manos del Califato Omeya, para la construcción de sus mezquitas y palacios.
 

Teatro de Cartago y ciudad romana

Aunque la actual Cartago se ha “comido” a la antigua Cartago, aún quedan zonas donde los restos de la ciudad romana siguen estando visibles, y desde la declaración de patrimonio, protegidas. En Cartago se conserva en un relativo buen estado, los restos de un antiguo teatro romano. Un teatro que incluso actualmente sigue en actividad, al modo de nuestro teatro de Mérida.

Tras de él, y “recordando” más a Segóbriga que, a Pompeya, aunque allí lo venden así, se encuentran los restos de la ciudad romana, con sus casas vecinales, sus casas más palaciegas y las villas. Todas, siguiendo el clásico urbanismo romano de calles paralelas y perpendiculares. También, tras el teatro, se encuentra un Odeón, o teatro de canto. Aunque aún se mantiene la estructura, se encuentra en peor estado que el teatro.
 

La Acrópolis de Byrsa

Considerada la acrópolis de Cartago, se asienta sobre el monte Byrsa. Las ruinas existentes son los restos de la ciudad púnica original; la que, según la leyenda, fue fundada directamente por la reina Dido. Actualmente es visitable y está abierta al público. En este monte se construyó la Catedral de San Luis, un edificio procedente de la colonización francesa. Actualmente se usa como sede de espectáculos y festivales.

antigua Cartago

La Acrópolis de Byrsa – Imagen de Wikipedia

Otra de las ventajas de subir a este monte, es que desde lo alto ofrece unas inmejorables vistas del yacimiento arqueológico de Cartago.

 

Catedral de San Luis de Cartago

Junto a la colina de Byrsa se encuentra esta catedral cristiana, construida en el siglo XIX, aunque actualmente está desacralizada y se usa como lugar de eventos culturales, y por tanto visitable. Su arquitectura es de estilo morisco y neobizantino, aunque tiene planta de cruz latina. Este tempo se edificó por los franceses, para ser la sepultura del rey Felipe IX “el Santo”, fallecido durante el asedio a la ciudad en la VIII cruzada.

antigua Cartago

Catedral de San Luis de Cartago – Imagen de Aaron Saunders

Se encuentra sobre un antiguo tempo púnico, cuya existencia se conoce gracias a unas catas en los suelos de esta antigua iglesia.
 

El anfiteatro romano

En el lado oeste de la acrópolis de Byrsa, se encuentran los restos del anfiteatro romano. Fue construido entre finales del siglo I e inicios del siglo II. Es una pena el estado actual, pues, al igual que las termas de Antonino, ha sufrido una expoliación y un saqueo de sus esculturas, de sus columnas, y ya hasta de sus piedras y metales. Lo que hoy queda es tan solo la arena, el antiguo escenario, y parte del muro perimetral, que ha sido “restaurado” en época reciente.


 

Museo nacional de Carthago

Este museo es uno de los más importantes, se encuentra muy próximo también a la colina de Byrsa. Es con seguridad el museo más importante sobre el mundo púnico; y uno de los más importantes de todo el país. En su interior se guardan una valiosa colección de objetos hallados en el yacimiento de Cartago, así como en su entorno, lo que permite “recrear” el apogeo de esta ciudad.

antigua Cartago

Museo Nacional de Cartago – Destino y Sabor

Fue fundado en 1875, para acoger las importantes colecciones de objetos que se empezaban a encontrar en el yacimiento. Estas colecciones incluyen estelas grabadas, estatuas, amuletos y otros recuerdos de la Cartago existente previa a la época romana.

Interior y colecciones del Museo Nacional de Cartago - Destino y Sabor

Interior y colecciones del Museo Nacional de Cartago – Destino y Sabor

Información útil del museo

    Musée national de Carthage
    Colline de Byrsa (pincha para ver un mapa independiente)
    2016 – Carthago, Túnez.
     
    Horarios

      Del 16 de septiembre al 16 de junio, de 8:30 a 17:00 horas.
      Del 17 de junio al 15 de agosto, de 8:00 a 19:00 horas.
      En Ramadán, de 8:00 a 17:00 horas.

     
    Precio de la entrada

      Entrada general, 9 dinares (9 Dt)

 
 
Y tal y como puedes ver, Cartago es un enclave único, que contiene un bagaje cultural fruto de un mestizaje de culturas traídas por el Mediterráneo, y que hoy se expresan a través de la celebración de eventos y actividades culturales, como el Festival Internacional de Cartago de música clásica; ha integrado de forma natural diversas civilizaciones que la formaron. Así pues, un destino de lo más interesante.
 

Otros destinos próximos a Cartago

Desde Túnez, la capital, o bien desde la propia Cartago, podéis realizar otras excursiones a zonas próximas e interesantes de este país mediterráneo. Por ejemplo, las ciudades pesqueras, azules y blancas, de Sidi Bou Said, Gammarth y La Marsa, donde también se encuentran yacimientos arqueológicos cartagineses.

Destinos próximos, Sidi Bou Said, Gammarth y La Marsa - Destino y Sabor

Destinos próximos, Sidi Bou Said, Gammarth y La Marsa – Destino y Sabor

Y si disponéis de más tiempo, podéis adentraros en el desierto, al sur de Túnez, donde se visitan las dunas de arena y los sets de rodaje de las películas de Star Wars, que representan al planeta Tatooine, en las localidades de Tataouine, Matmata, Mededine, en Djerba,... En el Hotel Sidi Driss puedes alojarte en el hotel que sirvió de hogar a Luke Skywalker; y un poco más al sur, la Isla de Djerba; o bucear en los fondos marítimos del Golfo de Túnez.
 
 

También te puede interesar

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.