La experiencia del Camino del Inca

Machu Pichu
Machu Pichu

Os vamos a contar una de esas experiencias, que por mucho tiempo, siempre recuerdas con cariño. Se trata de realizar El Camino del Inca, en Perú. Este trail es una prueba dura, aunque accesible. Apenas 40 kilómetros, pero se precisan de 3 días y medio de recorrido para finalmente, llegar con los primeros rayos de sol a la meta, la Puerta de Machu Picchu.

Información relevante

Esta ruta está limitada a 500 personas al día; es decir, si quieres hacerla, tendrás que tener una reserva previa. Actualmente, no se puede realizar por libre, el gobierno da licencias a varias compañías para explotar esta ruta. Estas empresas se encargaran de hacer de guía, contratar los porteadores locales necesarios para realizar la ruta y de la intendencia, como comida, tiendas y otros servicios.

La ruta, aunque puede hacerse por casi cualquier persona, es dura, tanto por las pendientes como por la altura. Se realiza entre montañas y se llega a alcanzar los 4.200 metros de altitud en uno de los pasos entre valles.

A la hora de organizarte, tienes que pensar que vas a necesitar realmente y qué llevas. Cada kilo de peso inútil es una piedra en el camino.

Plano del Camino Inca

Plano del Camino Inca

Se atraviesan ecosistemas y yacimientos arqueológicos de gran valor, y aunque el objetivo final es la ciudad perdida de Machu Picchu, el camino es parte de la recompensa. No contaréis con electricidad, así que tendréis que administrar las baterías de los equipos electrónicos que lleváis.
 

Preparando el trail más famoso de Perú

Viajar a Perú es una pasada. Es uno de los países que más nos ha gustado. Dado el nivel de vida de España, Perú resulta bastante económico, por lo que lo caro serán esencialmente los vuelos. Luego la estancia es más asequible. Por esta razón es interesante hacer viajes más largos y si podéis permitíroslo.

Como os hemos dicho, el acceso a este trail es preciso tenerlo contratado anticipadamente. Nosotros lo contratamos desde España unos meses antes de partir.

Lo normal es, que los viajes a Perú, se hagan usando los aeropuertos internacionales de la costa, aunque hay más puntos de acceso. Y aunque muchos destinos turísticos interesantes dentro de Perú incluso están a mayor altura, es aconsejable aclimatarse a la altura. A nosotros el mal de altura estuvo muy próximo de hacernos “un buen roto”.

Plaza de armas de Cuzco - Destino y Sabor

Plaza de armas de Cuzco – Destino y Sabor

En estos casos, lo normal es hacerlo subiendo poco a poco. Hay dos lugares que se suelen visitar previamente, y donde te aconsejan quedarte un par de días, como mínimo, para que tu cuerpo se acostumbre un poco a la altura. Primero Arequipa, a unos 2.300 metros; y luego Cuzco, la capital del Imperio Inca; o bien algún punto en dentro del conocido como Valle Sagrado de los Incas.

 

En Cuzco, tenéis bastantes cosas que ver, os los contaremos en otra entrada. Lo mejor es habituarte a los 3.400 metros sobre el nivel del mar. Pensad que, estáis a una altura aproximada a los Alpes. Así que, si queréis hacer el Camino del Inca, tenéis que prepararos físicamente, tanto a la capacidad de resistencia, como a la capacidad de moveros a esta altura.
 

Ollantaytambo

Aunque el Camino del Inca, no es un camino único, ni está perfectamente trazado, ya que eran muchos los caminos originales que permitían llegar a Machu Picchu, el camino que se ha tomado como estándar partirá de Ollantaytambo.

Parte alta del yacimiento de Ollantaytambo - Destino y Sabor

Parte alta del yacimiento de Ollantaytambo – Destino y Sabor

 

La experiencia del Camino del Inca

Día cero, descansamos en el Inca Trail checkpoint KM 82

Esta ciudad se encuentra en el Valle Sagrado de los Incas. Así que este es un buen sitio para conseguir el equipo que te haga falta para el camino. Hay grupos que salen directamente desde aquí, pero lo normal es acampar en el punto Inca Trail checkpoint KM 82, que se encuentra junto a una estación ferroviaria. Dependiendo de la agencia que contratéis, os pueden ir a buscar a Ollantaytambo y traer en 4×4 o bien, podéis llegar en tren hasta aquí.

Terrazas de cultivo de Ollantaytambo - Destino y Sabor

Terrazas de cultivo de Ollantaytambo – Destino y Sabor

Este el último sitio donde se puede ir usando transporte motorizado. A partir de este punto checkpoint solo se puede ir caminando por esta ruta. Aquí se encuentra, antes de cruzar el río Vilconota, el puesto de control del estado peruano que realiza el control de entrada al recorrido. Aquí necesitaréis ir con los papeles que os tendrán preparados la agencia que tengáis, y vosotros deberéis llevar el pasaporte. No os vale el DNI, al menos no cuando lo hicimos nosotros.

Vamos a entrar en el Camino del Inca - Destino y Sabor

Vamos a entrar en el Camino del Inca – Destino y Sabor

El cruce de este río, se realiza por un puente peatonal, y ya estáis en la ruta oficialmente. Al otro lado está la primera zona de acampada. Lo normal es llegar al atardecer y allí hacer la primera noche. De esta forma conocéis al equipo de porteadores, al guía y a otros viajeros de vuestro grupo. Nosotros tuvimos la suerte de hacerlo con tan solo una pareja de canadienses más; por lo que la dedicación del guía fue casi total.

Entrada al Camino del Inca - Destino y Sabor

Entrada al Camino del Inca – Destino y Sabor

Esa primera noche es mágica. Ya estáis en medio de la naturaleza. Sin luces de ciudad, casas, automóviles,.. Y conocéis que, el retrete es una tienda de campaña más con un baño químico. Un tanto incómodo, pero es lo que hay. En nuestra primera noche, después de cenar la verdadera cocina tradicional que los porteadores, indígenas, cocinan para ellos; en un horno creado enterrando piedras, brasas y la comida, par luego enterrarlo todo durante unas horas; Salimos de la tienda de campaña de la expedición y nos encontramos un pequeño zorrito. Suponemos que a la espera de poder cenar algunas sobras.

Cena al estilo indógenca, cocinando en un horno enterrado - Destino y Sabor

Cena al estilo indígenca, cocinando en un horno enterrado – Destino y Sabor

 

Primer día de camino

Los próximos 4 días serán de caminar y caminar. Con paradas para disfrutar el paisaje y en la medida de lo posible, aprender del camino donde estas. Al menos así nos lo planteamos nosotros. Te levantas con el primer sol, incluso un poco antes si es posible. Te vistes rápido y haces la mochila lo más rápido posible. No se lleva mucho, por lo que no hay que dedicarle mucho tiempo.

Tienda de la comida - Destino y Sabor

Tienda de la comida – Destino y Sabor

Los desayunos son potentes, ya que el día será intenso, aunque no muy pesado. Se empieza a caminar. Sobre todo, este primer día no es muy duro. Se sigue más o menos paralelo al río. En la otra orilla ves pasar el tren expresso Machu Picchu, que lleva a los turistas desde Ollantaytambo a Aguas Calientes, al pie de Machu Picchu.

Este primer día es posiblemente el más fácil. Se llega con mucha energía, y aunque ya empieza a ser duro, es soportable. Se suelen realizar en torno a 12 kilómetros, y apenas desniveles importantes.

El primer día vamos casi en paralelo a la línea férrea del Expresso Machu Picchu - Destino y Sabor

El primer día vamos casi en paralelo a la línea férrea del Expresso Machu Picchu – Destino y Sabor

Cosas que veremos el primer día

Si vuestro guía es bueno, y creemos que lo será, durante el camino, además de ver pasar los trenes turísticos, pasaréis por varios puntos interesantes. No se puede parar en casi ninguno. Es casi una carrera, especialmente el último día, ya que hay que avanzar lo máximo posible para estar los primeros en la madrugada del último día en la Puerta del Sol.

Salapunku y Patallacta

Pero si veréis el observatorio astronómico de Salapunku. Junto al río. Más adelante hay una bifurcación. Según nos comentaron, lo normal es seguir la ruta norte, que permite tener una vista de Patallacta. Una ciudad inca que se cree, sirvió de abastecimiento para los constructores de Machu Picchu. Pero si vais por la ruta sur, se ve Llactapata. Son ciudades yacimientos, por lo que no os podéis pasar a visitarlos. Tan solo verlos desde fuera.

Patallacta, una ciudad de abastecimiento para Machu Picchu - Destino y Sabor

Patallacta, una ciudad de abastecimiento para Machu Picchu – Destino y Sabor

Por el camino, se pasará por algunas aldeas indígenas. Ya no viven como los pueblos precolombinos, pero aún su nivel es bastante precario. Pero parecen felices y el turismo les deja dinero suficiente como para vivir según su estilo de vida.

Otra curiosidad que veréis por el camino, son cochinillas, unas vallas silvestres que sirven como tinte natural. Esencialmente rojo.

Este día termina cuando se alcanza Wayllabamba. Es una aldea que vive de los caminantes de este trail. No obstante, las infraestructuras son bastante pobres y lo normal es usar únicamente lo que tu agencia trae, que es más que suficiente.

Cuanto antes se parta por la mañana, más adelante pueden establecer el campamento los porteadores, con lo que más avanzas. Por eso, hay que acostarse pronto, para estar arriba al día siguiente lo más pronto posible.

 

Segundo día, posiblemente el más duro

Que no te engañe el plano. Este segundo día, tan solo se van a recorrer 9 kilómetros. No parece mucho, pero serán 6 kilómetros de ascensión, en el que se suben 1.200 metros. ¿Es mucho? Pues imagina un Empire State Building, pues, es como poner 3 edificios, uno encima de otro, y luego un poco más. Es decir, un 20% de pendiente media. Hay zonas muy duras.

Selva de montaña durante la subida - Destino y Sabor

Selva de montaña durante la subida – Destino y Sabor

Se sube por la vaguada de un gran y profundo valle. Con semejante desnivel, ocurre un efecto curioso; iremos encontrando diferentes climas a lo largo de la subida. Esto hace que cambien los ecosistemas, y veremos varios tipos de selvas de montaña. Es el habitad de un oso único, el llamado oso de anteojos, por sus curiosos bordes de pelo alrededor de los ojos. No son fáciles de ver, pero gracias a nuestro guía vimos uno de lejos.

Diferentes tipos de bosques a diferentes altitudes por el Camino del Inca - Destino y Sabor

Diferentes tipos de bosques a diferentes altitudes por el Camino del Inca – Destino y Sabor

La cima, donde estaremos a 4.215 metros de altura, se la conoce como Warmiwañiuska, o paso de la mujer muerta. Pero para nosotros fue el paso del grito. Porque según vas subiendo, vas escuchando gritos. Y no es para menos. Cuando coronas este punto, miras lo que has subido, y que por la forma curva del valle y las nieblas no es todo, y te sale un grito.

A nosotros durante la subida nos parecía algo ridículo, pero es que te sale de dentro. Si lo haces, no pasa nada; te lo has ganado.

Hay expediciones que hacen la noche aquí arriba pero, es mejor avanzar hasta el siguiente punto de acampada, que se encuentra en los 3 kilómetros siguientes, pero a casi 600 metros más abajo. De nuevo, otra pendiente espectacular.

Nos comentaron que estas rutas, estaban diseñadas para un pueblo sojuzgado por los Incas, los Chasqui, que eran mensajeros veloces, que más que caminar, saltaban. Esta ruta, al contrario que las calzadas romanas, estaba diseñadas para recorrerlas saltando.

En la cima de Warmiwañiuska - Destino y Sabor

En la cima de Warmiwañiuska – Destino y Sabor

Nuestra experiencia fue que haciendo caso a esto, recorrimos los últimos 3 kilómetros a la carrera dando saltos. NO LO RECOMENDAMOS. Tuvimos suerte y no nos caímos, pero podría ser peligroso. No obstante, es cierto que se avanza estupendamente bien y rápido, incluso después de la ascensión.

En esta parte no hay yacimientos interesantes para ver, tan solo la naturaleza virgen. De hecho, la zona de acampada es en medio de la nada. El lugar se conoce como Paqaymayu.

Subida a Warmiwañiuska - Destino y SaborSubida a Warmiwañiuska - Destino y Sabor

Tanto la subida, como la bajada, de Warmiwañiuska son iguales, con escaleras – Destino y Sabor

Es importante llegar pronto y bien físicamente, porque al día siguiente hay otros dos pasos, que aunque no son tan duros, vienen después del esfuerzo de este día. Además, habrá cosas muy interesantes que ver.
 

Tercer día, un duro e inolvidable día

Nuevamente, la carrera por salir cuanto antes es importante. Porque los que acampen más adelante esta noche, serán los más próximos a Machu Picchu por este Camino del Inca. Por delante, 16 kilómetros.

Estamos en una zona más baja, y con más naturaleza. Por el camino vamos a encontrar varios yacimientos incas de gran interés; pero igualmente, tendremos que pasar por 2 cimas. Aunque sean de menor dificultad y altura que la del día previo, son igualmente duras por el cansancio acumulado. Es posiblemente el más día más duro por este motivo.

Runkurakay

Al poco de empezar, nos encontramos con un observatorio astronómico. Desde el camino se puede entrar a este lugar, llamado Runkurakay. Lo curioso es como está orientado, para hacer pasar un rayo de luz a cierta hora, algunos días señalados. Para ello, tuvieron que horadar un pico próximo, para dejar un túnel de luz a través de la montaña.

Observatorio de Runkurakay desde arriba - Destino y Sabor

Observatorio de Runkurakay desde arriba – Destino y Sabor

Tras esto, seguiremos subiendo hacia el primer pico del día, aunque previamente es posible que se pare a un descanso. Luego, llegará el este paso, a 3.950 metros sobre el nivel del mar. El paso es espectacular, por el cambio del paisaje. Más adelante encontraremos otra ciudad inca, aunque habremos bajado a uno 3.600 metros. Se trata del Sayacmarca.

Sayacmarca y y Conchamarca

Se supone que esta era otra población dedicada a abastecer la línea de suministros destino a Machu Picchu. Esta ciudad está en plena pendiente de una montaña, con algunos edificios y construcciones; pero básicamente hay fuentes y zonas de cultivo en terrazas.

Ruinas de Sayacmarca - Destino y Sabor

Ruinas de Sayacmarca – Destino y Sabor

Para llegar a ella es necesario salirse ligeramente del camino. Tras ver estas ruinas y admirar las vistas sobre los valles del entorno, se sigue la ruta. Ahora vamos a ir hacia el segundo paso de la jornada, aunque antes pasamos por otro yacimiento similar, Conchamarca, aunque algo más modesto. Aunque también podría ser una posta de chasquis, camino a Machu Picchu

Ruinas de Conchamarca - Destino y Sabor

Ruinas de Conchamarca – Destino y Sabor

Tras ponernos en camino, llegamos a segundo pico del día, a 3.670 metros. Para ello, vamos por un paisaje totalmente selvático, diferente del que hemos visto durante todo el día, donde había menor vegetación. Ahora es mucho más exuberante y con mucha humedad en forma de fuentes y riachuelos. Pasaremos por una túnel natural, que no deja de ser una roca en equilibrio.

Phuyupatamarca

De nuevo encontramos unas ruinas de lo que debieron ser unas granjas o factorías donde se cultivaban alimentos para el abastecimiento de la ciudad de Machu Picchu. Nuevamente lo que vamos a encontrar son terrazas de cultivo, adaptadas a las laderas de estas montañas.

Phuyupatamarca, la ciudad de las nubes Inca - Destino y Sabor

Phuyupatamarca, la ciudad de las nubes Inca – Destino y Sabor

Winay Wayna

Esta es una ciudad, similar a los yacimientos que ya habíamos visto, pero este es de unas dimensiones muchísimo mayores. Con unas caídas, casi en vertical, de más de mil metros, asomarse al borde no es apto para gente con vértigo.

Ciudad de Winay Wayna - Destino y Sabor

Ciudad de Winay Wayna – Destino y Sabor

Un poco más adelante, se llega al último campamento. Nosotros llegamos destrozados. Aunque solo hemos hecho 16 kilómetros, el cansancio acumulado al final del día se nota. Una cena rápida y a dormir.

Pero antes dormir, en el campamento, aunque el pago a los porteadores está incluido, te hacen un pequeño chantaje emocional. Te piden, a través del guía local, una propina por el buen servicio. Es imposible negarse y desde luego, al cambio de euros a soles, tampoco es una fortuna. El guía hará de mediador y os dirá cuánto se suele pagar. Aunque siempre se suele dar de más. A ellos les viene muy bien y para el caminante no es tanto.

Valle del río Vilconota - Destino y Sabor

Valle del río Vilconota – Destino y Sabor

 

Cuarto y último día, llegamos a Machu Picchu

Este es el gran día. Pese al cansancio, hay que levantarse súper pronto, unas 3 horas antes de la primera luz del día. Estamos a tan solo a 5 kilómetros de nuestro objetivo, Inti Puchu; la Montaña del Sol o la Puerta del Sol. La que se supone que debía ser la puerta oficial de Machu Picchu, entendido este Camino del Inca como un camino iniciático.

Si otros días las linternas eran un tanto auxiliares, durante estas horas serán fundamentales, porque hay que darse prisa y ser de los primeros en llegar a la Inti Punku con los rayos del sol. La competencia es feroz. Tanto, que toca llegar de noche cerrada y esperar bastante tiempo. Los 4-5 kilómetros se hacen rápido, sobre todo después de tanto recorrido como llevamos, además son en bajada. Y por fin,.. llega la luz del sol, y se atraviesa la puerta con los primeros rayos. IMPRESIONANTE. Lo tienes que vivir para comprender.

Inti Punku

La puerta del sol se encuentra tallada en sobre una loma de unos 10-15 metros de altura, y la escalera tallada en piedra te hace ir más que caminando, reptando con las piernas y los brazos como si fuera una escalera, pero al atravesar los dinteles de Machu Picchu, la vista es única. Ya no hay más prisas. Toca relajarse, disfrutar del momento. Aún quedan otros tantos kilómetros hasta la ciudad, pero ya da igual. Está ahí, a la vista.

Machu Picchu desde Inti Puchi - Destino y Sabor

Machu Picchu desde Inti Puchi – Destino y Sabor

Desde los 2.700 metros sobre el nivel del mar, bajaremos hasta la ciudad, a 2.400 metros. Por el camino hay diversas construcciones desperdigadas por el camino. La ciudad siempre abajo,.. y más abajo, el río Vilcanota, con su línea férrea que también trae turistas a la ciudad de Machu Picchu, los deja en Aguas Calientes y desde ahí un autobús sube la montaña.

Llegando a Machu Picchu - Destino y Sabor

Llegando a Machu Picchu – Destino y Sabor

 

Machu Picchu, el final del Camino del Inca

Así llegamos se llega a Machu Picchu por este trail. Se necesitan 4 días para poder realizarlo, pero el esfuerzo merece la pena. Luego igual otro día más de descanso, en Cuzco, por ejemplo, como lo hicimos nosotros viene de maravilla.

Machu Picchu - Destino y Sabor

Machu Picchu – Destino y Sabor

Esta ciudad perdida es tan especial, que merece ser tratada aparte. Simplemente os diremos que el nombre significa “montaña vieja”, mientras que frente, el famoso pico que siempre se ve en las fotos, se llama Wayna Picchu; “montaña nueva” en Kechua. Visitar la ciudad no te puede llevar menos de 3 horas sin parar de caminar, subir y bajar. Hay muchas curiosidades que merece la pena visitar.

Construcciones de Machu Picchu

Construcciones misteriosas de Machu Picchu

En la entrada que pagamos, se incluye la subida a Wayna Picchu, pero es peligrosa, aunque posible. Las vistas que se puede lograr son espectaculares, más aún, de las más conocidas de esta ciudad inca. Nosotros no subimos.

Bajada a Aguas Caliente

El viaje continua, después de visitar Machu Picchu, tomamos un autobús de bajada. En este punto nos juntamos a los turistas de un día. Se Llega a Aguas Calientes, o como se conoce más popularmente, Machu Picchu pueblo.

Allí, esperamos a poder tomar un tren que nos regresara a Cuzco. Mientras, nos quedamos en un bar local, disfrutando de unas cervezas bien fresquitas. Nos lo teníamos bien merecido.

Regreso a Cuzco

Para hacer el Camino del Inca no se viaja con todo el equipaje. Lo normal es dejarlo en una consigna, o en un hotel donde os hayáis alojado antes de empezar. Nosotros regresamos en el tren a Cuzco, donde volvimos a una habitación inmejorable donde descansamos como no sabíamos que se podía dormir.
 
 
Y como puedes comprobar, la experiencia de recorrer el Camino del Inca es una experiencia única. Y aunque sin duda visitar Machu Picchu es una premio en sí mismo, el camino del Inca es todo él, otra recompensa para el viajero que puede dedicarle más tiempo a conocer y comprender esta experiencia andina.

¿Y tú? ¿Te has planteado alguna vez realizar un trekking como el Camino del Inca? Si ya lo conocías, Déjanos un comentario con tu experiencia recorriendo esta ruta tan interesante de Perú
 
 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.