Viaje a Gran Canaria, La Atlántida, o casi

Gran Canaria, isla afortunada - Destino y Sabor
Gran Canaria, isla afortunada - Destino y Sabor

Que el archipiélago canario fuera conocido antiguamente como “las islas afortunadas” o incluso la Atlántida no es casual. Montañas y playas a pocos minutos de diferencia, su interesante historia, su colorida arquitectura y su particular gastronomía hacen de esas islas un lugar único. Todo ello regado con un clima inmejorable y una gente abierta que actuarán como perfectos anfitriones. Así es Gran Canaria un lugar mágico y lleno de interés.

En esta ocasión vamos a contaros un poco sobre la isla de Gran Canaria y qué es lo que ofrece. Comenzaremos nuestra visita en la capital y concretamente desde la Plaza de Santa Catalina, dónde podréis encontrar una oficina de turismo en la que aprovisionaros de tanta información sobre las islas como podáis.
 

La Isla de Gran Canaria

Gran Canaria

Caminando apenas unos minutos hacia el norte os encontraréis con la playa de las Canteras, la más importante que tiene la capital. Frente a ella, se encuentran un elevado número de restaurantes y hoteles en los que es posible sentarse en sus terrazas y disfrutar de la belleza del océano mientras degustamos los platos típicos canarios como son las papas arrugás, el queso con mojo o el gofio que es una harina de trigo o maíz (o como ellos lo llaman millo) y que se usa ampliamente en la cocina canaria.

Del mojo, pues ya sabéis, cada uno que elija el que más le guste.

Esta playa tiene algunas particularidades que la hacen muy atractiva. La principal es lo que los canarios llaman “la barra” que es una formación rocosa frente a la playa que detiene parte del oleaje al que el Atlántico somete a sus costas. Esto conlleva que en esta playa sea posible el baño un mayor número de días al año. Además, en la playa se realizan de manera habitual actividades como surf para los más deportistas o gimnasia para los mayores.

Finalmente, al final de la playa de las Canteras, se encuentra el auditorio Alfredo Krauss que cuenta con una amplia programación cultural.

Tras la visita a esta playa, las siguientes zonas que tendremos que visitar de manera ineludible se encuentran en el sur de la ciudad. Para ello podemos recurrir a una de las “guaguas” urbanas (autobuses) o a darnos una buena caminata.

Una de las ventajas de los paseos es poder disfrutar de algunos de los detalles de las Palmas. Por ejemplo, la zona comercial Mesa y López, alrededor de la avenida del mismo nombre o la zona de Ciudad Jardín, donde encontraremos casas señoriales de las Palmas impregnadas de un fuerte estilo colonial. Entre una y otra podremos disfrutar del antiguo Estadio Insular, hoy convertido en zona de esparcimiento y disfrute para los canarios.

 

El Parque Doramas

Una vez cruzada Ciudad Jardín, llegaremos hasta el parque Doramas que es sin lugar a dudas uno de los lugares más bellos de la capital. Es un espacio cubierto de verde y salpicado de los colores de innumerables flores. Además, un buen número de fuentes dotan de gran personalidad a este lugar. Es posible incluso contemplar diversos animales como por ejemplo, mariposas monarca, cisnes, ranas o varias especies de peces en un pequeño estanque junto al principal.

Parque de Doramas - Destino y Sabor

Parque de Doramas – Destino y Sabor

Dentro de este parque se encuentran además el museo Néstor y el Hotel Santa Catalina, un lujoso establecimiento en el que se hospedan los más acaudalados visitantes de la capital.

Si continuamos caminando llegaremos hasta el parque de San Telmo otro de los puntos neurálgicos de las Palmas. En él podemos encontrar desde vistosas exposiciones fotográficas a elementos como un templete o un viejo quiosco y la parroquia de San Bernardo que se encuentra dentro de la plaza.

Pero tal vez lo más interesante de este lugar sea que desde él accedemos a la calle Mayor de Triana. En esta calle peatonal tenemos la más importante zona comercial de la ciudad, en la que comercios y bares o restaurantes se encuentran los bajos de viviendas de una o dos plantas, muchas de las cuales poseen vivos colores. Es uno de los lugares donde quien se quiera llevar un recuerdo de la ciudad debería visitar. Además, esta calle conecta con la parte más llamativa de las Palmas: Vegueta.

Calle Mayor de Triana de Gran Canaria - Destino y Sabor

Calle Mayor de Triana de Gran Canaria – Destino y Sabor

 

La zona de Vegueta

La zona de Vegueta es la más antigua de la ciudad. Es su casco antiguo y es la que mejor representa el espíritu canario. En ella se encontraba el asentamiento inicial castellano, conocido como el Real de las Palmas. Hoy Vegueta se encuentra poblada de edificios de estilo colonial y vivos colores que salpican un barrio en el que además se concentra la vida cultural y de ocio que se respira en la isla.

En esta zona se encuentran edificios como la Catedral o los museos de Benito Pérez Galdón y de Colón. Por viajero insigne, nosotros elegimos visitar el museo del descubridor de América. De los cuatro viajes que el italiano realizó a América, hizo escala en Gran Canaria en tres de ellos.


 

Visita a la Casa Museo de Colón de Gran Canaria

Visitando las diferentes estancias del museo es posible conocer mejor los detalles de los diferentes viajes, así como sobre la vida a bordo de navíos como la Niña, la Pinta o la Santa María o saber por ejemplo, el destino que corrieron los marineros de la Santa María en aquel primer viaje al Nuevo Mundo.

Cabe señalar que todos los museos dependientes del Cabildo de Gran Canaria son gratuitos el primer fin de semana de cada mes, por lo que si queremos organizar un viaje con un fuerte toque cultural estas fechas pueden ser las más propicias.

En el museo, también es posible conocer la historia que une a las islas Canarias con América y que es posible observar a través del comercio que se desarrolló entre ambos lugares durante siglos. Además, es interesante saber que la caña de azúcar fue un producto introducido desde Gran Canaria, ya que originariamente existía únicamente en este paradisíaco lugar. Uno de los productos derivados de esta planta y que es famoso de la isla es el ron de Arehucas que recomendamos probar pero con moderación que para el resto del viaje necesitaremos la cabeza despejada.

Catedral de las Palmas - Destino y Sabor

Catedral de las Palmas – Destino y Sabor

Porque la isla no es sólo su capital. Para poder disfrutarla al máximo necesitaréis moveros un poco por ella y os vamos a contar algunas de las excursiones que mejor os van a mostrar los encantos de Gran Canaria. Os recomendamos alquilar un vehículo, ya que aunque los desplazamientos se pueden realizar también en autobuses regulares os restarán comodidad a la hora de organizar vuestra ruta.
 

Nos movemos por la Isla de Gran Canaria

En primer lugar, nos dirigiremos hacia el centro de la isla, donde resulta sencillo aprender que la ley de la relatividad de Einstein debería tener aplicación a las distancias canarias. Si bien apenas unos pocos kilómetros separan los diferentes municipios, la orografía de las islas hace que sorprenda el tiempo empleado para llegar, por ejemplo, hasta Teror. Pero sin lugar a dudas esos minutos merecen la pena.
 

La población de Teror

En este pequeño municipio podemos encontrar uno de los más peculiares de la isla. Destacan las balconadas de madera tallada que se encuentran en la mayoría de casas de Teror. Además, en su Iglesia se encuentra la Virgen del Pino que es muy venerada en Gran Canaria.

Por último, como uno de los detalles más típicos de este lugar, es aconsejable comprar un bocadillo de chorizo de Teror y queso que será el alimento ideal para el destino de nuestra excursión: el Roque Nublo.
 

Excursión a El Roque Nublo

Pero no adelantemos acontecimientos, porque antes de llegar hasta él deberemos recorrer de nuevo una sinuosa carretera que nos ofrece una parada obligatoria en la Cruz de Tejada donde adquirir el resto de provisiones para completar el viaje destacando el mazapán canario, si bien en las diferentes tiendas de este pequeño municipio podremos encontrar dulces de plátano, naranja o hechos con almendras y miel que harán las delicias de grandes y pequeños. Finalmente y para llegar hasta nuestro objetivo final nos queda parar en cualquiera de los diferentes miradores que permiten disfrutar de las vistas hacia el Roque Nublo.

vistas en la ascensión al Roque Nublo - Destino y Sabor

Vistas en la ascensión al Roque Nublo – Destino y Sabor

Esta formación rocosa es el segundo punto más alto de la isla (sólo por detrás del pico de las Nieves con 1949 metros) y es una llamativa estructura con forma de mole que corona una montaña y que si bien de lejos resulta llamativa, de cerca es espectacular con sus ochenta metros de mole rocosa. Y tanto el camino de ascensión, para el que recomendamos llevar calzado cómodo, como la cima presentan unas vistas inmejorables. Hacia el norte es posible observar otra montaña como es el Roque Bentayga y si el tiempo acompaña será posible disfrutar incluso de la vista del Teide.

El Roque Nublo y junto a él, la rana, de menor tamaño - Destino y Sabor

El Roque Nublo y junto a él, la rana, de menor tamaño – Destino y Sabor

Además, al Nublo le hacen compañía la rana y el fraile, otras dos rocas de menor tamaño que también han sido bautizadas por los canarios. La cima del Roque Nublo, a la sombra de esta roca, es el lugar perfecto para comernos el bocadillo de chorizo Teror, los dulces de Tejada y de beber alguna bebida típica canaria como el Clipper de fresa, refresco de la isla con un elevado contenido azucarado.

Vistas desde el Roque Nublo con el Bentayga en primera plana y al fondo, el Teide - Destino y Sabor

Vistas desde el Roque Nublo con el Bentayga en primera plana y al fondo, el Teide – Destino y Sabor

 

Mires desde donde mires, desde el Roque Nublo todo es espectacular

Es cuanto menos difícil imaginar un final a la altura de este punto, pero existe un lugar que merece ser visitado y que se encuentra a la distancia adecuada para concluir la excursión. Se trata de la Cueva Pintada que se encuentra en el municipio de Gáldar y que es el mejor yacimiento arqueológico de los antiguos canarios que habitaban Gran Canaria antes de la llegada de los españoles.

La historia de este pueblo es una de las grandes desconocidas en nuestro país. Si alguien conoce algo de la misma, seguramente se referirá a este pueblo como los guanches. Sin embargo, este término se refiere únicamente a los habitantes de la isla de Tenerife y los habitantes de Gran Canaria, estando formados por un conglomerado de tribus, reciben únicamente el nombre de antiguos canarios.

El complejo de la “Cueva Pintada” ofrece una detallada explicación de lo que se conoce de la historia y costumbres de este pueblo. Además, es posible visitar las ruinas que quedan mejor conservadas de la isla. Existe un detalle que llama la atención y es la presencia de “pintaderas” que son unos símbolos geométricos que son únicos de la isla y que al parecer los antiguos canarios empleaban para reconocerse o para diferenciarse, casi como de apellidos se tratase. Sin duda, la “Cueva Pintada” es una parada inexcusable para los amantes de la historia y de la cultura en general.

Para la siguiente visita es recomendable una visita al “sur”. Para la mayoría de los habitantes de Gran Canaria, un verano no es verano sin un viaje al sur. Esta zona de la isla presenta un buen número de opciones como la playa del inglés, Mogán o las dunas de Maspalomas.

Nuestra visita se centra en estos dos últimos lugares. Mogán es una localidad ligeramente de interior con un toque de la vida canaria del sur. Aquí se vive más tranquilo. Se trata de un retiro y merece la pena caminar por las calles de este pequeño municipio respirando su aroma. Aun así, Mogán es más famoso por el puerto que lleva ese mismo nombre.

Puerto Mogán es otra pequeña y colorida localidad que crece frente al mar y alrededor de un puerto en el que es posible participar en diferentes actividades como el avistamiento de delfines desde barcos recreativos y que posee una pequeña playa con un paseo en el que es posible sentarse en alguno de sus restaurantes y degustar la comida canaria mientras se observa el bello océano atlántico. Sus casas bajas con franjas de diferentes colores salpicadas de una viva vegetación permiten disfrutar de un agradable y relajante paseo dentro de una típica atmósfera canaria.

Puerto Mogán - Destino y Sabor

Puerto Mogán – Destino y Sabor

El destino último de esta excursión por el sur lo tenemos en Maspalomas que es un lugar muy conocido. Entre otros motivos por el turismo gay que atrae a un buen número de personas. En este lugar es posible disfrutar incluso de un pequeño desierto: las dunas de Maspalomas.

En ellas además, se encuentra la charca de Maspalomas que es un enclave ecológico protegido que presenta una defensa de la flora y fauna canaria, incluidos muchas de sus especies endémicas. Un imponente faro que preside la playa y una arena perfecta que hace las delicias de los turistas son los testigos perfectos de un relajante día de playa. Además, en las dunas de Maspalomas es posible realizar otra típica excursión canaria como es el paseo en camello y sobre todo, el dejarse rodar por las laderas de las dunas que llegan a presentar una altura de unos doce metros.

Dunas de Maspalomas dentro de la zona protegida - Destino y Sabor

Dunas de Maspalomas dentro de la zona protegida – Destino y Sabor

A la playa de Maspalomas le queda un poco menos de arena este año, un puñadito. Básicamente la que nos llevamos nosotros desde allí al aeropuerto y que se vino con nosotros hasta la península. No obstante, estudios recientes indican que se está perdiendo arena por la modificación de las costas y las corrientes de aires producidas por la presión turística.
 
Y ni hemos tocado el tema del Carnaval, eso para el año que viene y así nos obligamos a volver…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.