Viaje por el norte de Portugal, día 5: el primero en Oporto

Ribera de Oporto
Ribera de Oporto

Seguimos relatando nuestra experiencia en un viaje por el norte de Portugal. En nuestro quinto día, visitamos Oporto. Como ten hemos contado ya, los primeros estuvimos en Coímbra, lo que nos permitió visitar varias poblaciones interesantes en su entorno, como Fátima, Leiría, Nazaré, Figueira da Foz y Monte-o-Velho. Tras esto emprendimos viaje hacia Oporto, aunque pasamos el día conociendo la conocida como Venecia portuguesa, Aveiro. Y tras pasar el día en Aveiro, terminamos en Oporto, donde ya haríamos noche y nos dedicaríamos a visitar la ciudad durante dos días.

En esta primera entrada, os vamos a contar nuestras vivencias en Oporto. Simplemente os contaremos un plan para recorrer durante un día, y en breve, el segundo día de nuestra estancia, donde a media tarde, nos fuimos, río arriba, a buscar los Arribes del Duero portugueses.
 

Antes de empezar

Oporto es una ciudad de contrastes, llena de arte, historia y vida. Durante nuestras primeras horas no pudimos aprovechar mucho debido a unas fuertes lluvias. Sin duda nos quedan muchas cosas que contar y vivir; esto es solo un corto resumen de lo que se puede hacer en esta ciudad.

Paseo de la Ribeira do Douro con el Puente de D. Luis al fondo - Destino y Sabor

Paseo de la Ribeira do Douro con el Puente de D. Luis al fondo – Destino y Sabor

 

Brevísima historia de Oporto

Normalmente no nos paramos mucho tiempo en este punto, pero dada la importancia de Oporto, Porto en Portugués, para este país, vamos a daros un par de pinceladas.

Las orillas de la desembocadura del Duero han estado habitadas desde muy antiguo. Una de las leyendas es que uno de los argonautas griegos pudo ser el fundador del primer asentamiento. Aunque lejos de mitología, Cale fue un asentamiento que ya era conocido en época griega, que alguna vez llegaban hasta allí para comerciar.

Esta población, bajo dominio ya de los romanos, se trasladó a una zona donde poder ejecutar un puerto, y que siguieses teniendo acceso a la navegación. Con las invasiones bárbaras, Oporto caería en manos del reino Suevo, y luego más tarde, del reino Alano, desplazando a los Suevos. Pero el pueblo Alano no consiguió conquistar la población, El rey suevo Hermerico I fortificó la villa en la colina Pena Ventosa con una fortaleza que sería el núcleo de una población llamada Cale Castrum Novum (castillo nuevo de Cale).

A orilla de esta fortificación se reestructuro el puerto, el llamado Portus Cale (puerto de Cale). Con el tiempo, se terminó por dar este nombre a toda la población.

No obstante en la otra orilla, a finales del siglo V se erigió un segundo castillo, en Vila Nova de Gaia, siendo una defensa sur de Portus Cale. La importancia de estos dos castillos, terminó en el escudo de armas de la ciudad.

Escudo de Oporto

Tras la invasión musulmana de la Península, Oporto fue reconquistada y poblada por el Reino de León al que perteneció hasta independizarse, dando lugar al Reino de Portugal con el yerno de Alfonso VI de León, Enrique de Borgoña, que gobernaba el condado de Porto, que iba desde el río Miño al Duero. Aunque el primer rey independiente fue su hijo, Alfonso Henríques.

Aunque la capital de Portugal terminó siendo Lisboa, Porto siguió siendo una de las ciudades más importantes de Portugal, con una gran proyección exterior gracias a los astilleros que proveían de barcos a Portugal.
 

Nuestra experiencia en Oporto

Llegamos desde Aveiro, donde habíamos pasado el día. Justo para llegar a un apartamento turístico que habíamos reservado. Aunque no muy tarde para nosotros, para Portugal, lo justo para dar un corto paseo y cenar algo. Estuvimos alojados en pleno centro, por lo que en el entorno de la Torre de los Clérigos, puedes encontrar mil sitios turísticos donde tomar algo, y también tienditas pequeñas donde comprar alguna cosa que tomar en un apartamento.

Como en otras partes de Portugal, el tráfico por las ciudad es un auténtico caos, pero soportable

 

Primer recorrido por la mañana

Pese a que la noche hizo muy bueno, la climatología de Oporto es bastante impredecible. Amaneció lloviendo, con pequeños ratos donde paraba. Tras desayunar un café típico portugués, con unos pasteles de nata; que son similares a los famosos «pastelitos de Belem» en un café abarrotado de funcionarios portugueses.

Un pastelito de nata para desayunar - Destino y Sabor

Un pastelito de nata para desayunar – Destino y Sabor

Como no paraba de llover, no nos quedó más remedio que refugiarnos en el Centro Comercial Torre los Clérigos. La verdad es que estaba a escasos 200 metros de nuestro hotel. Nos tomamos otro café y esperamos hasta que escampó un poco.

Centro comercial, Pasaje los Clérigos - Destino y Sabor

Centro comercial, Pasaje los Clérigos – Destino y Sabor

Desde ahí, aprovechando que paró de llover un poco, visitamos la Iglesia de los Clérigos, en portugués Igreja dos Clérigos.

De esta iglesia, lo típico es visitar la torre, desde la que se puede, tras 240 escalones, tener una de las más bonitas vistas de la ciudad de Oporto. En nuestro caso, viajando con un bebe, nos fue totalmente imposible realizar este ascenso. Otra opción igualmente interesante, es visitar la Iglesia en sí.

La Iglesia de los Clérigos

Nosotros además pudimos disfrutar de un concierto de órgano gratuito en la capilla principal de la Iglesia. El edificio en sí, es una maravilla de barroco portugués. En su origen, la idea era dar acomodo a los clérigos pobres de la ciudad, pero poco a poco, la institución fue creciendo en poder y tuvo que realizar la ampliación que hoy conocemos.

Además de la Iglesia, existe un museo en el interior de esta iglesia. El coste de la visita son 4€ por persona, e incluye la subida a la torre.

Iglesia de los Clérigos desde la Plaza de los Aliados, al día siguiente - Destino y Sabor

Iglesia de los Clérigos desde la Plaza de los Aliados, al día siguiente – Destino y Sabor

Nosotros aunque no realizamos la subida a la torre, si vimos el museo. A la salida del mismo, está la típica tienda de regalos y suvenires. Nosotros nos somos para nada aficionados a este tipo de tiendas, aunque como llovía de nuevo nos quedamos dentro haciendo tiempo. Afortunadamente escampó de nuevo.

Retablo barroco de la Iglesia de los Clérigos - Destino y Sabor

Retablo barroco de la Iglesia de los Clérigos – Destino y Sabor

En su interior, nos informaron de la existencia de un curioso Museo/Parque temático sobre las conquistas de los portugueses. Se trata de unas instalaciones cubiertas cerca de la ribera del Duero, y a no mucha distancia de nuestra posición.
 

World of Discoveries

Aprovechando que dejó de llover nuevamente, fuimos dando un paseo por las callejuelas de Oporto. Como no, siempre en cuesta, como ya vimos en otras ciudades como Coimbra o Belem. Así llegando a la Rua de Miragaia 106 muy cerca del nivel del río, llegas a las instalaciones de este Parque Temático. Al estar cubierto, es una alternativa a estar en la calle cuando llueve.

Fachada del Museo World of Discoveries - Destino y Sabor

Fachada del Museo World of Discoveries – Destino y Sabor

Este museo interactivo se compone de varias partes. Una primera parte, en la que se muestran los principales hechos relevantes asociados al conocimiento de nuestro planeta, sobre todo desde una perspectiva muy portuguesa. En una segunda, mucho más interactiva, donde el visitante puede “jugar” con el conocimiento. Esta parte se ha hecho recreando la vida entorno a la marinería del siglo XIV y XV. Así pues puedes conocer cómo se hacían negocios, cómo fue la vida abordo, cómo se fabricaban barcos,.. Por último, una barca guiada, se recorren los principales hitos de las conquistas y descubrimientos portugueses de ultramar. Empezando por la toma de Ceuta, las expediciones por el sudeste asiático, donde llegan a China y Japón y el establecimiento de las colonias brasileñas en América.

Recorrido dentro del Museo World of Discoveries - Destino y Sabor

Recorrido dentro del Museo World of Discoveries – Destino y Sabor

Además, también es posible disfrutar de exposiciones temporales. En nuestro caso, al cumplirse 600 años de la toma Ceuta, pudimos disfrutar de una muestra dedicada a esta efeméride.
 

Comer en el Restaurante de World of Discoveries

Bueno, una opción para redondear la visita a este museo es comer en el propio restaurante. Cada día el menú se renueva, pero siempre con el claro ejemplo de fusionar y traer las gastronomías de los países con los que Portugal ha mantenido relaciones.

Nosotros pedimos el menú degustación de las 4 culturas. Un menú elaborado a base de tapas de diversas inspiraciones. El menú colombino, se componía de Churrasco argentino, Fajita mexicana, Suflé de Pescado de Chile, y Habas Cubanas. El menú incluía unos entrantes de cortesía y bebidas, aunque no postre, que se pedía a mayores.

Experiencia gastronómica colombina en el Rte. del museo World of Discoveries - Destino y Sabor

Experiencia gastronómica colombina en el Rte. del museo World of Discoveries – Destino y Sabor

Con la visita al museo, parque temático y comida, pagamos 20€/persona. Teniendo en cuenta lo malo que hizo aquella mañana y que nos entretuvimos y algo aprendimos, pues estuvo correcto.
 

Paseando por la ribera del Duero

Tras comer, el día estaba despejado, lo que agradecimos, puesto que no estábamos preparados para la lluvia. Nos dimos un paseo siguiendo la margen norte del río Duero.
 

Museo do Vinho do Porto

Si vamos hacia la desembocadura del Duero, encontramos en Museu do Vinho do Porto. Este museo trata de poner en valor, más allá de los vinos, a la cultura portuguesa asociada al vino.

Museu do Vinho do Porto - Imagen de Wikipedia

Museu do Vinho do Porto – Imagen de Wikipedia

 

Iglesia de San Francisco e Iglesia de San Nicolás

Si giras a la izquierda, puedes seguir la línea del tranvía. Que al llegar a una curva te pone en una de las calles importantes de Oporto, porque sirve para conectar la ciudad portuaria con la ciudad alta.

Tranvía funcionando por las calles de Oporto - Destino y Sabor

Tranvía funcionando por las calles de Oporto – Destino y Sabor

En la propia curva se encuentran dos iglesias, de estilos distintos, pero igualmente magníficas. A un lado, la Iglesia de San Francisco. Gótica y de un estilo mucho más europeo. En frente, La Iglesia de San Nicolás, de un corte claramente barroco portugués con la tradicional fachada decorada con azulejos que dibujan imágenes.

Iglesia de los Franciscanos, en estilo gótico con muchas intervenciones; y la Iglesia de San Nicolas, en estilo barroco portugués - Destino y Sabor

Iglesia de los Franciscanos, en estilo gótico con muchas intervenciones; y la Iglesia de San Nicolas, en estilo barroco portugués – Destino y Sabor

Ambas iglesias, en diferentes estilos, son dos preciosas paradas dignas de una visita.
 

Palacio de la Bolsa

Seguimos subiendo por la calle Rua do Infante D. Henrique, y nada más dejar atrás la Iglesia de San Francisco, se encuentra el parque dedicado a D. Henrique, infante portugués que patrocinó la época de los descubrimientos portugueses. Es por esto conocido como Enrique el Navegante.

Junto a este parque, se encuentra el Palacio de la Bolsa. Un edificio neoclásico de corte británico muy imponente.

Su interior es visitable parcialmente. En él, se guarda una colección de retratos, impresionantes salas donde antiguamente se negociaban contratos, tribunales de cuentas donde se dirimían pleitos en caso de desacuerdos entre varias partes,..
 

Paso por el túnel hasta la base del Puente Don Luis I

Si seguimos por la Rua do Infante D. Henrique al final podemos o bajar de nuevo hacia el río Duero, para llegar a la zona más de la ribera, donde hay un buen paseo, con restaurantes y cantinas, o bien atravesar el tunes bajo la Catedral, la Se do Porto.

Nosotros no entramos en el túnel, puesto que nos dio cosa entrar con el humo de los coches que los atraviesan.
 

La Casa Museo do Infante

Por tanto, retrocedimos un poco y bajamos directamente por la Rua Alfândega, donde en su número 10 se encuentra la Casa Museo do Infante.

Esta casa del siglo XIV, en la que parece ser que nació el infante D. Henrique. Esta residencia servía para alojar a los invitados oficiales de la Casa Real Portuguesa en Oporto. En su interior existe un pequeño museo con restos de excavaciones arqueológicas, con mosaicos de la construcción original, ya que fue varias veces reconstruida y ampliada. También contiene una pequeña biblioteca de época del Infante.

Patio interior de la Casa do Infante - Destino y Sabor

Patio interior de la Casa do Infante – Destino y Sabor

Hay partes modernas dentro del complejo, esto desentona en el conjunto histórico. El interés turístico está esencialmente en su importancia histórica.
 

Paseo por la ribera del río Duero

Si seguimos bajando hacia el Duero, llegamos a una zona muy bohemia y animada. Pese a que para nosotros era “pronto”, también hay que reconocer que en esta zona más turística, está llena de norte europeos que cenan a las 6, incluso aunque tengan un gran sol encima.

Plaça da Ribeira - Destino y Sabor

Plaça da Ribeira – Destino y Sabor

Esta zona empieza con la Praça Ribeira, donde ya está toda llena de restaurantes, tascas, cantinas,.. y la verdad es que hay mucho ambiente. Sobre todo tras una mañana de lluvias, todos los turistas teníamos ganas de calle después de que despejara y se quedara una gran tarde.

Paseo de la Ribiera - Destino y Sabor

Paseo de la Ribiera – Destino y Sabor

Las lluvias son abundantes, pero no suelen estropear totalmente el día. Cuando escampa, se suele quedar un buen día.

Toda esta zona se llama Cals da Ribeira. La verdad es que es muy agradable pasear y luego sentarte en algún banco a ver pasar gente, con el Duero al lado y muy próximo el Ponte D. Luis I. En este paseo, en su parte elevada, existe un viejo ascensor de hierro. Este elevador permite subir un par de niveles hasta el mirador de Lada.

Paseo de la Ribeira do Douro con el Puente de D. Luis al fondo - Destino y Sabor

Paseo de la Ribeira do Douro con el Puente de D. Luis al fondo – Destino y Sabor

Al final de este paseo, y antes de llegar a la base del puente, te encuentras con al Capela da Lada. Una iglesia barroca portuguesa, que creemos que era usada por los marineros de barrio bajo.
 

Subimos hacia la ciudad alta

Tras tomar algo en una de las terrazas de este precioso paseo, subimos nuevamente por callejuela estrecha y empinada de Rua dos Mercaderes. Dejamos atrás la entrada del túnel y seguimos subiendo. Así hasta que nos encontramos con una calle principal, Rua de Mounzinho da Silveira. Esta calle nos llevará en su parte alta a la Estación de ferrocarriles.

Iglesia de Santo Antonio de los Congregados junto a la Estación de ferrocarril de Oporto - Destino y Sabor

Iglesia de Santo Antonio de los Congregados junto a la Estación de ferrocarril de Oporto – Destino y Sabor

Este impresionante edificio lo visitamos al día siguiente. Nosotros seguimos subiendo un poco más, por la calle Rua de 31 de Janeiro. Donde al final te encuentras con una bonita plaza, con la Iglesia de Santo Ildefonso y el Monumento al Rey Pedro V.

Iglesia de Santo Ildefonso - Destino y Sabor

Iglesia de Santo Ildefonso – Destino y Sabor

Junto a esta plaza empieza una calle peatonal, llena de tiendas, por lo que además puedes hacer un poco de turismo de compras. Rua da Santa Catarina. En esta calle se encuentra el famoso Café Majestic.
 

Café Majestic

Este es uno de esos cafés que siempre aparece en las guías de los cafés más bonitos del mundo. Y lo es; aunque igualmente caro, e igualmente pesado para poder tomar algo de la gran cola que hay; al menos el día de nuestra visita.

Experiencia en la Café Majestic de Oporto - Destino y Sabor

Experiencia en la Café Majestic de Oporto – Destino y Sabor

Su interior es un clásico café bohemio de finales del siglo XIX. Es simplemente espectacular. Suponemos que la experiencia, bien vale armarse de paciencia.
 

Capella das Almas

Y si seguimos por esta calle peatonal, llegamos a la Capella das Almas. Otro magnífico ejemplo del barroco portugués. Esta iglesia está revestida de azulejos por toda la fachada, no solo hasta media altura. Y es que este revestimiento actual data de los años 20’s del siglo XX, ya que lo original estaba perdido desde hacía muchos años.

Iglesia de las Animas - Destino y Sabor

Iglesia de las Animas – Destino y Sabor

 

Igreja de la Satissima Trindade

Si ahora giramos por la Rua de Fernandés Tomás, pasaremos por el Mercado do Bolhao. Un mercado de abastos que se está transformando, aunque aún queda mucho para que sea una realidad, en un gastromercado. Algo más adelante, llegamos a la Igreja de la Satissima Trinadade.

Ya casi no pudimos ver nada, pues se estaba haciendo tarde. Nosotros ya emprendimos el camino del albergue, y pensando en cenar en algún sitio local. Por eso, bajamos hacia la Plaça do Aliados, que es una plaza muy alargada, engalanada con un edificio que posee una imponente torre, pero que en sus laterales cuenta con hermosas construcciones modernistas del siglo XIX. Por el camino, encontramos una tasca local donde decidimos cenar algo.
 

Cena en Oporto

Aunque hemos tratado de encontrar el sitio donde cenamos, nos ha sido totalmente imposible. Lo que sí podemos contaros que cenamos en esa zona, en un restaurante para portugueses, y donde pese a estar muy lleno, hicieron cuanto pudieron para darnos una mesa.

Nuestro menú fue muy tradicional. Consistió en una Francesinha y unas costillas asadas. La verdad es que estaba muy bueno. También tomamos un postre y un café.

Cena en Oporto, una Francesinha y unas costillas - Destino y Sabor

Cena en Oporto, una Francesinha y unas costillas – Destino y Sabor

La Francesinha es un sándwich típicamente de Oporto, su origen está en un cocinero portugués formado en Francia. Consiste en rebanadas de pan, con un filete de ternera o cerdo, fiambre en diversas capas separadas de rebanadas de pan y por último con lonchas de queso fundido. Y todo esto con una salsa de tomate y cerveza ligeramente picante.

 

Regreso al albergue

Como ya el día había acabado y ya no era posible visitar más cosas, regresamos dando un relajado paseo por el centro de Oporto; dejándonos perder por las calles entorno a la Plaça dos Aliados y la Plaça dos Clerigos. En esta zona, vimos una interesante vida nocturna, pero como nosotros teníamos que aprovechar desde pronto el día siguiente, decidimos dar un paseo y no quedarnos en alguna de las terrazas que tan buena pinta tenían para tomar un gintonic, por ejemplo.
 

Librería Lello

Y ya, muy cerca de nuestro destino, encontramos esta librería Lello. Muy famosa porque parece ser que inspiró a J.K. Rowling, autora de la saga de novelas infantiles y juveniles Harry Potter.


 


Y si después de leer este artículo, te entran ganas de conocer Oporto, encuentra la mejor oferta de alojamientos en Oporto con booking.

 

 
Sin duda, poder entrar hubiera sido un auténtico gran final para un día que fue de menos a más.
 

También te puede interesar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.