Consejos para disfrutar de un vino espumoso

Viñedos de la DO Penedes
Viñedos de la DO Penedes

Según estadísticas, no sabemos si creérnoslas o no, España es el primer consumidor de vinos espumosos del mundo y el tercer país productor a nivel internacional, con dos formas de disfrutarlos; una de ellas, en forma de una denominación de origen, la DO. Cava, que se reparte por casi toda España, y la otra, más genérica, pero de igual calidad, la de Vinos Espumosos.

Origen de los espumosos españoles

Parece un hecho aceptado por todos, que el origen de los espumosos españoles se sitúa en San Sadurní de Noya, en la comarca del Alto Penedés. En el siglo XIX, varias familias locales comienzan a aplicar los nuevos métodos de elaboración de vino empleados por los viticultores franceses en la región de Champagne-Ardenne, una región del noroeste francés.

Usos habituales

Estos vinos espumosos se van posicionando como una excelente elección para acompañar aperitivos, pescados y mariscos, pero, aunque en España se termina asociando exclusivamente para celebraciones y como acompañamiento de postres, debido a ese toque gracioso de las burbujas. Pero, ¿alguna vez os habéis preguntado de donde proceden sus características burbujas?

Brindar con cavas - Imagen del DiarioDeCastillalaMancha

Brindar con cavas – Imagen del DiarioDeCastillalaMancha

A continuación, te descubrimos los secretos de su elaboración, con los vinos D.O. Penedés como principales embajadores.

Adentrémonos en el mundo de los vinos espumosos

Los vinos espumosos, también son conocidos como vinos espumantes, de aguja o vinos frizzantes, son aquellos que contienen burbujas de dióxido de carbono disueltas en el propio líquido y que al descorcharse a presión normal, salen de la propia bebida.

La elaboración de este vino incluye una segunda etapa de fermentación del vino dentro de la botella, que da lugar a las burbujas. Esencialmente existen cuatro principales métodos de elaboración. Estos son el método ancestral o de fermentación en botella, el tradicional o champenoise, el Granvas o el gasificado. Conocer los diferentes procesos te será muy útil a la hora de comprar vino espumoso.

Diferencia entre los cuatro métodos

Método ancestral o de fermentación en botella

En el método ancestral, esta segunda fermentación se produce dentro de la botella. Este método no emplea azúcar añadido y el proceso se detiene eliminando las levaduras. Es un método complicado, ya que no hay forma de controlar la fermentación y las producciones no son homogéneas.

Método tradicional o Champenoise

En el método tradicional, también conocido como clásico o Champenoise. La primera fermentación se hace en la botella, inclinada para que los sedimentos caigan cerca de la boca de la botella. Se congela y se degüella; luego se rellena con una mezcla levaduras, azúcar y agentes clarificantes, que realizan una segunda fermentación, origen del carbónico disuelto.

Cavas de vino usadas para la elaboración por el método tradicional de Cavas

Cavas de vino usadas para la elaboración por el método tradicional de Cavas

Después, el vino espumoso debe seguir un proceso de envejecimiento mínimo, determinado por las distintas denominaciones de origen. Los vinos D.O. Penedés se elaboran siguiendo el método ancestral y tradicional.

Método Granvas

Con el método Charmat o Granvas, esta segunda fermentación se produce en grandes tanques y se embotella una vez gasificado, simplificando el proceso anterior. Si quieres comprar vino espumoso en Grauonline, elaborado con este método, los espumosos dulces Asti y los prosecos italianos son una buena elección, que podrás encontrar fácilmente dentro del catálogo actual de vinos online.

Método de gasificación

Finalmente, también hay vinos espumosos elaborados por el método de gasificado o carbonación, inyectando gas directamente en el vino. Se trata de un proceso de elaboración industrial, frente a los dos métodos tradicionales anteriores. A la hora de comprar vino espumoso, los vinos gasificados se caracterizan por unas burbujas más gruesas y menos integradas.

El método empleado para la elaboración de estos vinos debe indicarse, tanto en el etiquetado, como en la base del corcho que cierra la botella.

El corcho en los vinos espumosos

El corcho en los vinos espumosos

Cantidades de azúcares presente en el vino espumoso

Otra distinción importantísima a la hora de saber qué vino comprar, será la cantidad de azúcares añadidos para realizar la segunda fermentación. Esencial en el método tradicional. Así se distinguen:

  • Brut Nature: Nada de azúcar añadido, salvo el residual de la propia uva, 0-3 gramos/litro.
  • Extra Brut: Hasta 6 gramos de azúcar por litro.
  • Brut: Hasta 12 gramos/litro.
  • Extra seco: Entre 12 y 17 gramos de azúcar por litro.
  • Seco: Entre 17 y 32 gramos.
  • Semi-Seco: Entre 32 y 50 gramos de azúcares por litro.
  • Dulce: Más de 50 gramos de azúcar por litro.

 
La importancia de esto será para determinar con qué maridajes funcionará mejor un vino espumoso. Pero esto daría para otra entrada.
 

Vinos D.O. Penedés, vinos espumosos ecológicos

Desde 2014, los vinos D.O. Penedés se convierten en la primera denominación de origen 100% ecológica del mundo dentro de los vinos espumosos de calidad; distinguidos con la denominación Clàssic Penedès.

Clàssic Penedès, burbujas que reivindican el terroir - Imagen de LaRevistaEspañoladeVinoyGastronomia

Clàssic Penedès, burbujas que reivindican el terroir – Imagen de LaRevistaEspañoladeVinoyGastronomia

Es aconsejable buscar esta distinción entre los cavas disponibles en tu tienda de vinos online, sobre todo, si estás buscando adquirir un vino espumoso de calidad, elaborado con métodos de cultivo tradicional y técnicas respetuosas con el medio ambiente. Los vinos D.O. Penedés también son la principal referencia dentro de la producción de vinos ecológicos españoles.

Si estás pensando en comprar vino espumoso, dentro de los vinos D.O. Penedés de Grauonline encontrarás vinos blancos, comercializados con una crianza y envejecimiento mínimo de seis meses; vinos tintos, con al menos 15 meses de crianza, que se amplía hasta los tres años de crianza -al menos uno de ellos en barrica- para los vinos tintos reserva, y hasta los seis años en el caso de los grandes reservas.

NOTA: Imagen de portada cortesía de la DO. Penedés

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.